Cuento de octubre 2 (Catherine del Biombo)

La «Pantalla verde» es empleada en diversas ocasiones para evitar mostrar un fondo no acorde con la presentación. Este efecto funciona bien ya que recorta mejor el fondo y a su vez lo hace visualmente atractivo, sobre todo porque muestra diferentes fondos adaptables, ya sea naturaleza, colores neutros, u otras plantillas. Para que la edición sea mucho mejor se recomienda colocar un fondo de color verde o azul.

Cuento de octubre 2 (Catherine del Biombo)

La hermosa Del Biombo reaccionó como los individuos con mucha jeta ante las personas educadas, es decir, trasladando la falta al otro y ofendiéndose: “¿Esa idea tienes de mí? ¿Por quién me tomas? Sólo intento ser amable y simpática con todo el mundo”. Es una táctica que suele funcionar bastante, pero Brendán Godínez no se dejó engañar a la primera. Insistió, y cometió el error de preguntarle si la exhibición de muslos formaba parte de la simpatía. “Yo no me visto así para nadie, ni siquiera para ti. ¿En qué siglo vivís los españoles? Sois imposibles. Además, veo a muchas chicas que van como yo o más destapadas”. Era cierto, y para Godínez resultó insoportable verse tildado de antiguo, siempre se había considerado un adelantado. No le quedó sino disculparse. “Perdona, pero hay españoles que no entienden la simpatía en una mujer guapa. La toman por otra cosa, y a mí me crea inseguridad la interpretación que hacen. Eso, y nuestras limitaciones, me llevan a pensar que no me quieres, que soy un entretenimiento veraniego”.

Catherine del Biombo era ducha en estas lides y supo a qué se refería. También supo que Brendán no andaba errado y que ella, en esta ocasión, se había salido con la suya pero no debía abusar. “Qué dices, estoy loca por ti, y, para demostrártelo, pondremos fin a las limitaciones. Pero antes debo confesarte algo que nadie más sabe, y así entenderás por qué no me puedo quedar embarazada”. Le contó que tres años atrás, en su país, había concebido, y que, con infinitas dudas, pues era muy católica, había abortado bajo las presiones del engendrador. Cuando fue a confesarse de su gran pecado, se encontró con que el cura se negó a darle la absolución y le prohibió volver a comulgar, ya que estaba excomulgada indefinidamente. Ella era tan creyente que había seguido haciéndolo en otras parroquias de la zona, furtivamente y agregándose cada vez otro pecado. Brendán la escuchó atónito, y si al conocerla había bendecido su suerte, ahora la maldijo: “¿Cómo puede ser que, entre los millones de estadounidenses, me haya tocado una beata, y de la misma religión que ha asolado estas tierras durante siglos?”, se dijo. Comprendió que Del Biombo no era compatible con él, y le buscó defectos. Pensó que sus pechos espléndidos eran un poco demasiado grandes, y que con la edad correrían el riesgo de convertirse en temibles balones de baloncesto. La observó al comer: no llegaba a aquella vulgaridad del marido de Madame Bovary, que rastreaba con la lengua los trocitos de comida que se le habían quedado entre los dientes, pero vio que de vez en cuando se daba, con el interior de los labios, una especie de beso en los incisivos, lo cual le pareció de mal gusto. Desde el principio se había dado cuenta de que no vestía con mucho acierto, pero también se dijo que, salvo la evolución futura anatómica, el resto era corregible. Él le regalaría ropa adecuada, en cuanto averiguara su talla.

Hola guapa

SINOPSIS
Este libro no fue escrito como tal, es un reportaje periodístico publicado en El Espectador de Bogotá, un periódico en el que trabajaba el escritor como periodista, junto con Guillermo Cano (el director) y José Salgar (el jefe de redacción). El 28 de febrero se supo la historia de la desaparición en el mar de ocho tripulantes del destructor Caldas, perteneciente a la marina de Colombia. Los tripulantes, se contó, habían caído al mar después de una tormenta y fueron dados por muertos. Pero, diez días más tarde, apareció Luis Alejandro Velasco, que pasó todo ese tiempo en una balsa sin casi comer ni beber. García Márquez tuvo el honor de recoger la verdadera historia del náufrago, que no fue la que se conoció en un primer momento, y es que Luis Alejandro le confesó que no había existido tormenta alguna y que el problema había sido el contrabando que llevaba la nave de guerra. El superviviente pasó de héroe popular a casi un repudiado y a García Márquez le costó el exilio, siendo su escrito una especie de denuncia política.

Evidentemente si os cuento todo lo anterior, es porque no es importante para el desenlace de la novela, en la misma portada ya leemos que no hubo tormenta sino que se trataba de un caso de contrabando, o sea que no es que desvele aspectos importantes ya que lo importante es el lo que nos cuenta el protagonista de la historia, como ocurrió y vivió el naufragio y como soportó todos esos días sin comida, bebida, solo en una balsa y para conocerlo, tendréis que leer el libro. Pero aprovechando la reseña, os explicaré un poco mis impresiones una vez terminado.

Ya de antemano os digo que el libro me ha gustado y que os lo recomiendo totalmente, dicho esto, vamos a concretar mis impresiones.

A García Márquez siempre lo asociamos al realismo mágico, que sería la unión de la fantasía a las cosas más cotidianas, Cien años de soledad es un ejemplo de este género del que se considera al autor como su máximo representante y a la vez, es su novela más conocida. Pero, en Relato de un náufrago poco aparece del género, a excepción de algún momento puntual que yo achaco más a los delirios de un hombre que lleva días sin comer ni beber que no a la fantasía, aunque ahí cada cual podrá opinar lo que considere.

Hola guapa

Creamos una experiencia mejorada para el entretenimiento adulto 18+ EN VIVO. Únete a nuestra comunidad de mente abierta y empieza a interactuar GRATIS.

Si nos proporcionas datos personales confidenciales, al entrar en nuestra página web nos das permiso explícito para procesar estos datos para personalizar la página web según tus preferencias.

ESTE SITIO WEB CONTIENE MATERIAL QUE ES SEXUALMENTE EXPLÍCITO. Debes tener al menos dieciocho (18) años de edad para usar este sitio web, a menos que la mayoría de edad en tu jurisdicción sea mayor de dieciocho (18) años de edad, en cuyo caso debes tener por lo menos la mayoría de edad que corresponda en tu jurisdicción. El uso de este sitio web no está permitido donde lo prohiba la ley.

Este sitio web también requiere del uso de cookies. Para más información acerca de nuestras cookies, puedes encontrarla en nuestra Política de Privacidad. AL ENTRAR Y HACER USO DE ESTE SITIO WEB, ESTÁS ACEPTANDO EL USO DE COOKIES Y RECONOCES LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.