Los sueños corruptos de Balzac

Aprender las palabras mencionadas anteriormente lo acercará a aprobar el GRE. Si aún tiene problemas para comenzar a prepararse para el examen, comuníquese con nosotros. Estaremos encantados de acompañarte.

Los sueños corruptos de Balzac

Creada 25-02-2022 | 03:09 H Última actualización 25-02-2022 | 03:09 H

Para entender con exactitud la dimensión de trascendencia de la obra de un autor como Balzac es necesario trasladarse momentáneamente al día de su funeral –no a la relativa soledad de la que estuvo rodeado en el momento de su muerte– y reparar en las palabras del panegírico que Víctor Hugo pronunció sobre su tumba, solemne y generoso: “A partir de ahora los ojos de los hombres se volverán a mirar los rostros, no de aquellos que han gobernado, sino de aquellos que han pensado”. Qué duda cabe que, si algo practicó con ahínco el maestro francés del realismo del XIX con el singular objetivo de hacerle la competencia al registro civil, fue eso de pensarse y de pensarnos. De leernos como un conglomerado de seres imperfectos y absurdos plagados de costumbres, esperanzas, defectos y gérmenes de melancolía dotados de un potencial aprovechamiento para la configuración social de sus obras y “Las ilusiones perdidas” (parte integrante de las “Escenas de la vida en provincias” que conforma, entre otras, esa titánica y majestuosa opus magnum que es “La Comedia Humana”) alberga por derecho un lugar privilegiado dentro del escaparate de ejemplos que riegan toda su producción literaria.

“Tropa de picantes”: los descontrolados tuits del profesor Campusano tras comerse ola de críticas por comentario machista sobre Siches

El ex rostro de televisión salió a defenderse de los cuestionamientos en su contra por su mensaje que fue calificado de «machista» y «desubicado», asegurando que «las redes sociales son sin llorar».

El profesor Jaime Campusano se ha visto en el ojo del huracán tras recibir una ola de críticas por publicar un comentario machista en una fotografía de la futura ministra del Interior, Izkia Siches.

“Mal busto… perdón, mal gusto”, fue el mensaje que dejó el ex rostro de televisión en una publicación que mostraba a Siches tras la insólita polémica que se armó por su foto comprando en el mall Casa Costanera.

El tuit del “profesor Campusano” se volvió así uno de los temas más comentados en redes sociales, en donde surgieron una infinidad de críticas calificando de “machista” y “desubicado” el comentario.

Ante esto, el propio comunicador salió a defenderse nuevamente a través de la red del pajarito azul, en donde dejó una serie de descontroladas publicaciones arremetiendo en contra de quienes lo cuestionaron.

“Me da risa la tropa de picantes que rasgan vestiduras y ocupan miles de adjetivos descalificativos contra mi derecho a expresarme con libertad ante el mal gusto de alguien que tendrá el deber de mantener una imagen. Les reitero la hectárea de (callampas)”, fue uno de los tuits que lanzó.

Me da risa la tropa de picantes que rasgan vestiduras y ocupan miles de adjetivos descalificativos contra mi derecho a expresarme con libertad ante el mal gusto de alguien que tendrá el deber de mantener una imagen. Les reitero la hectárea de 🍄s. Baradit les manda saludos.

— Jaime Campusano (@Profecampusano) February 21, 2022

Pero eso no fue todo, ya que lejos de retractarse y pedir disculpa por sus dichos ante los emplazamientos de varios usuarios, el “profesor Campusano” siguió en la línea de defender su “juego de palabras”.

Marquillas

Tengo un amigo coleccionista que tiene más de diez estantes repletos de juguetes de los años 70 y 80, incluso algunos mucho más antiguos, como un Pato Donald de plástico todo despintado. Compra todo tipo de chiches viejos, podés encontrar desde un Anteojito y un tío Antifaz de goma, un Pinocho articulado de madera, un mono marioneta de los que vendían en la puerta del zoológico, un vasito de plástico que se abre y se cierra, un tiki taka, y hasta tiene de esos juguetes caros que nunca pude tener. Como el Cine Graf, un pequeño proyector de lata con el que podías proyectar diapositivas en una pared. Estando un rato en ese lugar, te remontabas a tu niñez y notabas perfectamente la diferencia de quiénes de tus amigos eran “los niños ricos que tenían tristeza” como decían en la campaña de Menem y por supuesto, quiénes éramos los otros. En mi cuadra, solo uno de los que conocí pudo tener el Cine Graf y un Scalextric.

Me acuerdo que le pregunté a mi amigo dueño de tantas reliquias: ¿Cuál es la gracia de tener una colección de algo?, su respuesta fue precisa y contundente: “que yo lo tenga y vos no”. Sonó un poco pedante y de mala leche, pero realmente es lo que sentía y lo que deben sentir muchas personas que coleccionan cosas, desde estampillas hasta monedas antiguas. Y ahí nomás, me vino un recuerdo de mi infancia, porque yo alguna vez coleccioné marquillas de cigarrillos. Horas y horas caminando por la General Paz, cuando sus costados tenían más verde y muchos más árboles, junto a dos amigos agarrando las marquillas de fasos que había en el piso. Había veces que nos íbamos desde Villa Real hasta Mataderos caminando. Por supuesto estamos hablando de un tiempo en que la gente fumaba mucho más. En la tele brotaban las publicidades de puchos, y todavía lejos de las fotos de un hombre con tubos de oxígeno diciendo que FUMAR ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD en el dorso del paquete. Otra época.

Molestias estomacales

maraton sevilla cronica 2022 palabraderunner-3

En uno de los avituallamientos siguientes, no sé si era sobre el kilómetro 12 y poco, noté un ligero flato, no le di más importancia, me concentré en ir relajado, respirar bien y dejar pasar los kilómetros, pero ya empezó el runrun en mi cabeza cuando veía que en los siguientes avituallamientos no podía beber bien.

En cualquier caso, seguía en el plan, iban cayendo los kilómetros como un reloj. A piñon 4’07, 4’05, 4’08…

  • Segundo 10K en 41:05, y paso por la Media Maratón en 1hora:27:28, a 4’11” de media.

Nada cambiaba a partir de ahí, seguía teniendo claro que tenía que mantener y quizá a partir del 30 y pico acelerar. Spoiler, no ocurrió.

A partir del 24 / 25km, el tema del estómago ya era un problema, sentía como un bloqueo, pequeñas arcadas o reflujo al intentar tragar. Reduje un poco el ritmo, pasé a ir a 4’12”, 4’10”, 4’14″…

  • Así llegué al km 30, completando el tercer 10K en 41:45.

Y a partir de ahí, la debacle.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.