Mujeres lanzaron piropos para combatir el acoso callejero en Buenos Aires

Un contoneo elegante siempre se elogia de esta manera: “Si cocinas como caminas me como hasta la raspita”. A quien nos encanta por su belleza o gracia: “Mami, si San Lázaro te ve, suelta las muletas y corre tras de ti”.

Mujeres lanzaron piropos para combatir el acoso callejero en Buenos Aires

Con el despliegue de frases como «¿La violaron porque los provocó?» y «¿Porque te quiere te aporrea?», la propuesta acaparó este mediodía la atención de cientos de transeúntes y conductores porteños frente al céntrico monumento del Obelisco.

«La idea es sacar a la luz lo que está por debajo y evidenciar que el maltrato a la mujer está naturalizado para muchos», dijo a Efe Marcelo Accame, miembro del Consejo Nacional de las Mujeres argentino, organizador de la intervención urbana.

Mientras algunos desplegaban pancartas frente a los autos al cortar el semáforo, una camioneta cargada de chicas recorría las calles, bajo el llamado a viva voz de un hombre que a través de su megáfono promocionaba «¡vendo mujeres!».

«Queremos expresar que esta venta, así, burda, como si ellas fueran una verdura o cualquier producto, está pasando al lado nuestro todo el tiempo, pero no la vemos», afirmó Accame, quien también promovió la fase de la intervención que más incomodó al público masculino.

Al canto de «Si fueras helado, te chupo todo, papito» o «Jugaría a la calesita con vos y te agarro la sortija» algunas mujeres «piropearon» a los hombres que pasaban por la calle, los que, según ellas, «huían espantados».

«Está bien que sientan lo que sentimos nosotras cuando nos dicen esas groserías, opinó Mónica, psicóloga y voluntaria que participó de la iniciativa, cuyo objetivo era evidenciar la violencia del acoso callejero.

«Cuando las mujeres les preguntan a los hombres si el ‘bulto’ es suyo, por ejemplo, los hombres quedan súper-desorbitados y hoy es mostrado desde un lado cómico, pero las mujeres lidian con eso todos los días», afirmó Accame.

Si bien esta parte de la intervención suscitó tanto enojo de hombres como risas de espectadores, sobre todo de las mujeres que pasaban por el lugar, más de una persona se detuvo a preguntar y opinar sobre la temática.

Proyecto de ley propone cárcel de hasta cuatro años para las personas que digan piropos vulgares

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para analizar el tráfico, mejorar nuestros servicio y conocer el comportamiento del usuario. Para conocer más, acceda a nuestra Política de Cookies.

Tomado de www.mirandabogota.com

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Vanessa Pérez Díaz vperez@larepublica.com.co

viernes, 18 de septiembre de 2020

Katherine Miranda presentó ante la Cámara de Representantes un proyecto de ley que penaliza el abuso verbal

La representante Katherine Miranda presentó un proyecto de ley ante la Cámara de Representantes en el que se propone castigar a las personas que digan piropos vulgares o caigan en el abuso verbal hacia otra persona en lugares públicos, con prisión de cuatro años.

Según explicó Colprensa, la iniciativa pretende reformar el artículo 210 del Código Penal, en donde se define la conducta de acoso sexual en espacio público o semipúblico, y en tal sentido el articulado plantea: “quien sin mediar consentimiento, acose, asedie física o verbalmente, realice exhibicionismo, tocamientos, filmaciones o cualquier otra conducta de connotación sexual inequívoca o contenido sexual explícito en espacio público o de acceso público incurrirá en una prisión de dos a cuatro años”.

El proyecto de ley también planeta una etapa de socialización. Puntualmente dice que el Gobierno y los diferentes entes territoriales deben realizar campañas de concientización y educación sobre el acoso sexual contra la mujer en el espacio público.

La representante aseguró que el proyecto de ley tiene el apoyo de todas la mujeres representantes y que una de las principales motivaciones es para que las mujeres ya no se sientan más inseguras y vulnerables cuando caminan por las calles o toman un servicio de transporte público. Agregó que esto puede ser un freno a esas personas que con palabras obscenas acosan a las demás en el espacio público y en la actualidad no reciben ningún castigo, por lo que la persona afectada solo que queda bajarse del bus o alejarse del acosador para evitar la situación.

Piropos: halagos o agresiones

Sin embargo, es suficiente escuchar los nuevos «halagos» que los hombres dicen a las mujeres para reafirmar que los tiempos han cambiado, y que los piropos, que pretenden enaltecer la belleza de una mujer, se están perdiendo.

Ahora es más común que una chica «se sienta agredida» con las expresiones que algunos hombres vociferan por esta ciudad, ya que los sutiles e ingeniosos piropos parecen haber dejado de existir. «Pueden ser agresivos debido a que son una expresión descarnada y directa del deseo sexual», lo que en ningún momento justifica que sean machistas o humillantes, según Edgar Liñán, licenciado en Letras Hispánicas.

Su verdadera intención, «es la de halagar verbalmente a una mujer y subrayar o enaltecer sus cualidades con imaginación y creatividad», agrega.

Este ejercicio de la imaginación surgió a fines del siglo XIX y principios del XX. Formaba parte del cortejo hacia las féminas y su finalidad era, entre otras cosas, conquistar o llamar la atención de la persona amada.

Ahora bien, si lo que quieres es robarle el corazón al amor de tus sueños, atrévete a inventar tus creaciones literarias o bien, apréndete algunos de los siguientes piropos, para que le hagas saber lo que te inspira. No olvides que están los clásicos y halagadores, que también existen los de doble sentido y unos muy directos que, desde luego, a ninguna mujer le gustaría que se los gritaran:

-¿De donde saliste preciosa, del museo de Bellas Artes?

-Por favor camina por las sombras. que el sol derrite los bombones.

-Si Cristóbal Colón viviese diría: Santa María, pero que pinta tiene esta niña.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.