Nombres de niños con X, Y y Z, ¡te cautivarán

Yasser: Su origen es hebreo y significa «Dios nos cuidará y nos protegerá».

Nombres de niños con X, Y y Z, ¡te cautivarán!

Si todavía no has elegido el nombre de tu futuro bebé, esta selección de nombres de niños con X, Y y Z, seguro que te ayudará a elegir el mejor nombre para esa personita que muy pronto, vas a traer al mundo.

Xavier: Su origen es catalán y significa “Casa nueva”.

Xabier: También significa “Casa nueva” pero su origen en este caso es vasco.

Xanto: Su origen es griego y significa «Rubio o cabellos de oro»

Xurxo: De origen gallego, es la variante de lo que conocemos como Jorge.

Xoel: Significa «Él es Dios» y proviene del latín.

Xel-há: Desde la Riviera Maya, México, nos llega este nombre que significa «Donde nacen las aguas».

Xenxo: Significa “El protector de la familia” y su origen en griego.

Xeno: Su origen también es griego y significa “Voz extranjera”.

Xoan: Desde Galicia proviene esta variante del nombre de “Juan».

Xandru: Su origen es asturiano y significa «Defensor del hombre».

Un gato en camino!

La llegada de un gato en tu casa asegura mucha diversión, caricias y un ronroneo continuo. Entre la disposición de todos los nuevos objetos comprados para el recién llegado y la tentación continua de tomar fotos, tendrías que dedicar unos minutos a la elección de un nombre apropiado para tu mascota. Internet está lleno de sugerencias a este respecto, pero elegir entre ciento de miles de nombres para gatos podría ser largo, aburrido y poco útil. ¡Por suerte estoy aquí para ayudarte! ¡En mi vida he adoptado tantos gatos que podría casi definirme experta en la elección de los nombres! En este artículo encontrarás un listado de los nombres para gatos más comunes junto a unas sugerencias ¡muy originales!

In this article you will find a list of popular names for cats with some less traditional but always original suggestions!

Elegir de la mejor manera

Muchas personas consideran muy fácil la elección del nombre del gato porqué están convencidas que él nunca aprenderá a reconocerlo y, aunque aprendiera a reconocerse en ese nombre, respondería apenas. Esta convicción es totalmente falsa: los gatos aprenden su nombre y responden si llamados así. Son seguramente mucho más testarudos que los perros y, en la mayoría de los casos, aprenderán a responder sólo si asocian su nombre con algo agradable.

Antes de comenzar con las sugerencias es sin embargo importante precisar unos puntos llave en la búsqueda del nombre para el gato:

  • Longitud del nombre. Hay que evitar los nombres demasiado largos, salvo en el caso en que en la cotidianidad se use su versión abreviada. Los gatos no perciben las palabras como nosotros, sino aprenden el sonido en conjunto, por lo tanto un nombre breve es esencial.
  • Esperar a conocer el gato. Lo sé, una vez que has recibido la dulce noticia de la llegada del nuevo amigo no puedes evitar hacer un listado de posibles y hermosos nombres para gatos, pero no funciona exactamente así en la realidad. Tal vez basta una mirada y sabes que ya no puedes llamarle “Príncipe”, sino “Metepatas”. Acuérdate que gatos con características diferentes podrían inspirarte nombres diferentes.
  • Nombres no equivocables. El nombre elegido no tiene que coincidir con los nombres de otros miembros de la familia, mascotas incluidas. No sólo confudirías al gato, sino le mostrarías poco respecto, puesto que todos merecen un nombre propio y original. Evita elegir un nombre similar a las palabras llave para la obediencia como «»Ven»», «»No»», «»Comida»» etc.

Piropos nacos para hombres

Al contrario, si quieres hacer reír o molestar a un hombre, no puedes perderte estos piropos nacos para hombres. Piropos atrevidos, chistosos, pervertidos y algo vulgares, para qué engañarnos.

Estamos seguros de que usaras estos piropos en todo gracioso y no para molestar a nadie, recuerda que no deben usarse los piropos nacos como un insulto ni hacia personas que no conozcas y a las que puedas molestar, sean hombres o mujeres.

Sin embargo, puedes usarlos como piropos para mi novio, ya que con él tendrás confianza y no se los tomará a mal.

Estos seleccionados a continuación son especialmente piropos mexicanos, sucios y sexy, ¡esperamos que te gusten y te hagan reír!

  • ¿Sabías que soy maga? Me das una manquera y la convierto en espada.
  • En el cielo las estrellas, en las playas las gaviotas y en medio de mis piernas rebotando tus pelotas.
  • Te quiero, luego te digo en qué posición.
  • Si así suena el chorro… ¡cómo será la manguera!
  • Me gustas más cuando te sueño.. ahí hago de ti lo que quiero.
  • Quien fuera vampira para que me clavaras esa estaca.
  • Ojalá ser cereal para que me llenara de leche.
  • Papi, acá tengo la tuerca para ese tornillo.
  • Quisiera ser mono para colgarme de esa rama.
  • No tengas miedo, muerdo, pero suavecito y muy rico.
  • ¡Quién fuera zapatero para trabajar ese cuero!
  • ¿Traes chicles? Es que se te ve un paquetote.
  • Quisiera ser bruja para echarte un hechizo y ser la dueña de tu chorizo.
  • No se de música, pero si quieres te toco algo.
  • Estas como Paco, como Paco-merte a besos.
  • Estás más bueno que el pan de cada día.

Las mejores plantillas para presentaciones de Google Slides y PowerPoint

¿Qué nombre le pondrías a tu calle?

La historia de una familia a la que un día un topógrafo le golpea la puerta y le dice que pueden elegir el nombre de la calle en la que viven.

1

La escritora norteamericana Joyce Maynard no había cumplido 45 años cuando, en 1998, publicó sus memorias. El libro habría pasado inadvertido, al menos fuera de los Estados Unidos, de no ser por un detalle: durante un año y medio, cuando ella era una joven de 18 y él un escritor prestigioso (y ya recluido) de 53, mantuvo una relación —con convivencia incluida— con J. D. Salinger. El título de la obra fue At Home in the World, y se tradujo al español como Mi verdad, editado por Circe, Barcelona, en 2000.

Según cuenta en sus páginas, después de su tormentosa relación con el autor de The Catcher in the Rye (que duró poco más de un año, entre 1972 y 1973), Maynard compró un terreno y mandó edificar una casa en las afueras de Hillsborough, New Hampshire, y se instaló allí. Pocos años después se casó con un hombre llamado Steve Bethel, que fue a vivir allí con ella, y tuvieron tres hijos. Un día un topógrafo llamó a su puerta.

—Estamos haciendo los nuevos mapas de la ciudad —dijo—. Como usted y su familia son los únicos que viven en esta carretera, le dejamos escoger el nombre que quiere que le pongamos.

La mujer esperó hasta la cena para comentarlo con su familia.

—Imagínense —dijo—, de ahora en adelante todos los mapas que hagan de Hillsborough llevarán impreso el nombre que elegiremos nosotros y será el que le dará todo el mundo.

El más pequeño de los hijos, Willy, de 3 años, quería llamarlo Camino Ciego. Charlie, de 5, propuso Camino Feliz. Audrey, la mayor, de 9, prefería Quinta Avenida. El marido, en tanto, opinó que lo mejor era que el camino llevara su apellido. “Ponerle el apellido de Steve supone para mí un desarraigo —escribió la autora—. No es que quiera tampoco que se llame Maynard, pero preferiría un nombre que nos representara a todos”. No tomaron entonces ninguna decisión. “Como suele ocurrir en estos casos, el desacuerdo termina en silencio”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.