|

Piropos para Mas: insensato, inmoral, torpe, paleto

El día que no te vea, para mí no sale el sol, y si sale no me alumbra como me alumbra tu amor.

Piropos de Amor

Si buscas enamorar a una chica especial y ella acepta tus piropos y avances, entonces es momento de probar estos piropos de amor de Frases.Top. En ocasiones, un bonito mensaje o piropo puede motivar a una mujer, llenarla de alegría o recordarle lo mucho que la quieres, son frases bonitas que tienen un impacto positivo y que pueden ayudarte a enamorarla o a reforzar su relación:

  • 1 Eres una persona maravillosa, para mí es toda una suerte haberte encontrado en mi vida, no sé qué sería de mi de no haberte conocido.
  • 2 No solo te diré en palabras cuanto te amo, sino que haré todo lo posible para mostrar lo que es el amor.
  • 3 Amor, eres todo un ángel, yo por ti haría cualquier cosa con tal de asegurarme de que seas feliz.

piropo de amor

los mejores piropos de amor

el mejor piropo de amor

Esperamos que tu búsqueda de piropos de amor haya sido fructífera y que algunos de los piropos de Frases.Top sean tus elegidos para demostrarle a esa chica especial lo mucho que la amas y lo dispuesto que estás a bajarle la luna si ella te lo pide. Recuerda que debes compartirlos solo si ella desea recibirlos o bien, cuando exista algún tipo de relación entre ambos.

Piropos

Echar piropos en la calle no es un cumplido, es acoso sexual callejero hacia las mujeres.

Echar piropos en la calle no es un cumplido, es acoso sexual callejero hacia las mujeres.

Hace unas semanas, vi un video en lo cual un joven sale a la calle caminando hacia una parada de bus. Desde que sale hasta que llega a la parada, mujer tras mujer les echa piropos. Al principio, cuando las mujeres le chiflan o le dicen “lindo” parece halagado, pero cuando llegan a decirle grose
rías y perseguirlo por la calle, empieza a verse incómodo. Sin embargo, cuando el joven está en la parada y llega una mujer, no vacila en decirle un piropo vulgar, como si no hubiera aprendido nada de su experiencia de hace 30 segundos.

Como en Colombia el acoso callejero es el pan de cada día y está muy arraigado en nuestra cultura, una respuesta común de los hombres machistas a la mujer que demuestra su inconformidad es minimizar su significado a un cumplido. Afirman que estamos exagerando y que a ellos no les molestaría, pues, como al joven al principio del video, ¿a quién no le gusta que se le halague por su físico?

Tal vez este tipo de defensa es más comprensible cuando el comentario en cuestión se parece a los que hacen las mujeres al principio del video: “que linda” o “estás hermosa”, ya que parecen verdaderos halagos que una mujer sí apreciaría en otra circunstancia. Sin embargo, parece corta la distancia entre este tipo de “cumplido” y el acoso que todos consideramos un insulto: las groserías, amenazas y hasta la violencia física, como los últimos comentarios de las mujeres del video. Pero el acoso callejero no es solamente reprehensible cuando llega a este punto, sino que hasta los piropos más “inocentes” también implican una forma de violencia de género.

Acosar a mujer en la calle no se trata de un cumplido; se trata del poder. Se trata de recordarnos que por más que hemos avanzado en las esferas laborales, políticas, académicas – el dominio tradicional de los hombres – estando allí, nosotras permanecemos en exhibición para el placer de los hombres. Se trata de mostrarnos que tienen el derecho de acceder a nuestros cuerpos, evaluarlos y verlos como objetos sexuales nos guste o no. En los piropos no hay espacio para un coqueteo recíproco, sino que se trata de mostrar que en el juego sexual, los hombres son los sujetos y las mujeres los objetos.

Piropos

Una secretaria judicial se ha declarado partidaria de perseguir el piropo, aduciendo que “supone una invasión a la intimidad de la mujer” y que “nadie tiene derecho a hacer un comentario sobre su aspecto físico”. Sospecho que esta buena mujer confunde el piropo con la grosería burda y soez, porque no conozco a ninguna mujer española a la que le ofenda el piropo, como no conozco a nadie en sus cabales a quien le amargue un dulce. Los piropos halagan a la mujer sin complejos que los recibe, que gusta de ver celebrada espontáneamente su belleza, aunque a veces ensaye un mohín de disgusto (pero es mohín de coquetería); y la mujer sin complejos que ya no los recibe añora los piropos de antaño, cuyo recuerdo guarda como un tesoro.

Piropo significa, literalmente, ‘fuego’ en griego; y es como un beso de fuego que se arroja a la belleza que pasa desprevenida a nuestro lado, incendiando de rubor sus mejillas. El piropo es un impulso de la más delicada y noble estirpe, porque además de denotar finura de espíritu en quien lo improvisa (y hay piropeadores con una inspiración poética que ya quisieran para sí muchos versificadores coñazos) es desinteresado, ya que no busca recompensa (aunque conozco alguna mujer que se quedó tan prendada de la elegancia de un piropo recibido en la calle que llegó a casarse con el piropeador). El piropo es el más bello hijo de la galantería, injertada en el efusivo carácter español, que necesita conmemorar poéticamente la belleza fugitiva (y por eso Eugenio dOrs definió el piropo como madrigal urgente ). El piropo es todo un género literario, aunque sea de transmisión oral; y pretender perseguirlo legalmente es tan desquiciado como pretender prohibir el ditirambo. Que se persiga la grosería bestial me parecería bien, como me parecería bien que se prohibiera el vómito bilioso de los zoilos, porque ambos denotan amargura y bajeza moral; pero la grosería es al piropo lo mismo que el fariseísmo a la santidad o la bravuconería a la valentía. Y no veo yo la razón por la que los santos y los valientes deban recibir el castigo que merecen los fariseos y los bravucones.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.