Reflexiones para tu vida

Estas condicionantes demográficas se traducen en nuevos escenarios, en los cuales la inequidad, asimetría y exclusión social son factores que influyen en las condiciones de vida del adulto mayor que envejece a pasos acelerados y que plantea principales desafíos, aspiraciones y oportunidades. En consecuencia, las sociedades que envejecen deberían priorizar su preocupación en la dinámica demográfica en función de la percepción de la satisfacción personal, bienestar, calidad y dignidad de vida de sus mayores.

Reflexiones para tu vida

Una iluminadora recopilación de frases de la obra del Dr. Walter Dresel. Pequeños mensajes de esperanza, claridad y experiencia que acercan al lector, de una manera descontracturada y efectiva, a la reflexión y la búsqueda espiritual.

  • Descripción
  • Detalles del producto

Este libro de pensamientos recoge pequeñas perlas de esperanza, claridad y experiencia que acercarán al lector, de una manera luminosa y efectiva, a la reflexión y la búsqueda espiritual. Por primera vez, Walter Dresel reúne sus ideas centrales sobre ese viaje fascinante que iniciamos cuando nacemos. Página tras página, a modo de oráculo, nos brinda un espacio para el autoconocimiento y la introspección. Vamos en busca de nosotros mismos: ¿qué puede ser más noble que ello? Sus frases serán como señales en ese camino, que nos ayudarán a recuperar la alegría en tiempos difíciles o de profunda crisis.

Este libro de pensamientos recoge pequeñas perlas de esperanza, claridad y experiencia que acercarán al lector, de una manera luminosa y efectiva, a la reflexión y la búsqueda espiritual. Por primera vez, Walter Dresel reúne sus ideas centrales sobre ese viaje fascinante que iniciamos cuando nacemos. Página tras página, a modo de oráculo, nos brinda un espacio para el autoconocimiento y la introspección. Vamos en busca de nosotros mismos: ¿qué puede ser más noble que ello? Sus frases serán como señales en ese camino, que nos ayudarán a recuperar la alegría en tiempos difíciles o de profunda crisis.

Colección AUTOAYUDA Páginas 128 Target de edad Adultos Tipo de encuadernación eBook Idioma ES Fecha de publicación 01-10-2015 Autor Walter Dresel Editorial GRIJALBO

Encuéntralo también en.
También disponible en:
Compártelo
Walter Dresel

Walter Dresel es médico cardiólogo y homeópata. En 1988 fundó el Centro de Medicina del Bienestar, con el objetivo de ayudar a los pacientes a transitar el ingreso a la etapa de adultos mayores con dignidad y. Leer más

Grandes frases de la vida para reflexionar

El amor y sus aventuras hacen parte de este listado de frases reflexivas sobre la vida, ya que protagonizan gran parte de los sucesos que nos marcan como personas. ¡Descubre las mejores frases y enamórate!

1. El amor es la condición en la cuál la felicidad de otra persona es esencial para la tuya propia. – Robert A Heinlein

Frases de amor

2. Las personas se enamoran sin ninguna razón, incluso cuando no lo desean. No puedes predecirlo. Eso es el amor. – Haruki Murakami

3. Decirle a mi mente que pare de pensar en ti, es como decirle a mi corazón que deje de latir.

4. El amor está compuesto por una única alma habitando dos cuerpos diferentes. – Aristóteles

5. Ser amado profundamente por alguien te da fuerza; amar a alguien profundamente te da coraje. – Lao Tzu

6. El amor es el río de la vida discurriendo por el mundo. – Henry Ward Beecher

Frases de amor cortas

7. La falta de amor es la causa de la mayoría de los problemas en la vida; cuando no hay amor, nada puede florecer, solo el dolor puede prosperar. – Leon Brown

8. El amor es una combinación de cuidado, compromiso, conocimiento, responsabilidad, respeto y confianza. – Bell Hooks

9. No te amo únicamente por lo que eres sino también por lo que yo soy cuando estoy contigo. – Elizabeth Barrett

10. Siempre hay algo de locura en el amor. Pero también hay siempre algo de razón en la locura. – Friedrich Nietzsche

Frases de vida para repensarnos

1. La vida no es un problema a ser resuelto, sino una realidad a ser experimentada – Soren Kierkegaard

Este filósofo danés nos alerta de la tendencia al pesimismo y las quejas, de esa actitud que nos lleva a ver problemas por doquier. También nos anima a pensar un poco menos y vivir un poco más ya que, al fin y al cabo, la vida está hecha para ser experimentada, no para que la diseccionamos bajo un microscopio.

2. En la vida a veces se gana, otras veces se aprende – John Maxwell

Solemos pensar que los errores son enemigos a evitar, pero este escritor estadounidense nos invita a cambiar la perspectiva comprendiendo que en realidad siempre ganamos pues incluso cuando nos equivocamos, aprendemos la lección y crecemos. No debemos olvidar que cada error nos acerca más a nuestra meta.

3. El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas – William George Ward

Todos los extremos son malos, en la vida es mejor encontrar el equilibrio: es tan negativo ser pesimista como caer en el optimismo tóxico. La persona realista desarrolla una visión más amplia y equilibrada de la vida e intenta solucionar los problemas manteniendo los pies en el suelo pero sin perder de vista sus sueños.

4. Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto – William Shakespeare

Mantenerse joven no es una cuestión meramente física, es imprescindible saber alimentar el espíritu y preservar las ilusiones y esperanzas. Cuando claudicamos, cuando dejamos de soñar, comenzamos a morir un poco cada día pues se apaga la llama de la pasión.

5. El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional – Buddha

Esta frase sobre la vida podría convertirse en un mantra personal que nos ayude a lidiar con los malos momentos. No podemos evitar las desgracias, pero tenemos el poder de elegir cómo reaccionar. Podemos quedarnos estancados en ese sufrimiento o, al contrario, aceptar lo ocurrido y seguir adelante, de manera que salgamos fortalecidos de la experiencia.

Summary

The problem of aging has preoccupied man since the beginning of its existence and now has increased its interest in the ethical implications, the social and economic changes significant population contributing to the change in the demographics of a country.

These conditions translate into new demographic scenarios, in which inequality, asymmetry and social exclusion are factors that influence the lives of the elderly to age at an accelerated pace and poses major challenges, aspirations and opportunities. Consequently, aging societies should prioritize its concerns on population dynamics based on the perception of personal satisfaction, wellbeing, quality of life and dignity of their elders.

This paper analizes key aspects of aging in an attempt to better understand the aging process itself, the personal conditions familiar, social and environmental factors that promote a dignified old age and quality. Stresses that the changes in social policies to improve the quantity, quality and dignity of life are not dictated by the advance of scientific knowledge, but by political decisions that reflect the thought and the felt needs of the society in which it occurs.

Reflexiones de la vida

Los viernes a mediodía saco a pasear a Simon, el perro de mi tía, por el Parc de la Ciutadella. Cuando pasamos por un pequeño surtidor que hay junto al Castell dels Tres Dragons, Simon suele meterse en el agua para dar una vuelta y remojarse. Es curioso comprobar cómo casi siempre que Simon se introduce en el surtidor algún viandante se detiene para hacerle una foto con el móvil. Su baño dura apenas un minuto, si llega, pero ese lapso basta para que su lengua satisfecha y su pelo mojado sean capturados en imágenes que luego quizá sean compartidas con otras personas. Yo mismo, en ocasiones, he subido fotos suyas y de cualquier otra cotidianidad que me divierta o me llame la atención a Instagram. Pero no puedo evitar sentir cierta inquietud ante esa especie de consenso acerca de la idoneidad permanente de fotografiar a un perro tomando un baño. Como si fuera el instante a atrapar, lo más hermoso del mundo; y en realidad, es más fácil que lo sea para quien se cruza casualmente con nosotros que para mí, que he incorporado ese momento del paseo a la rutina de los viernes.

Adiós al lenguaje (Adieu au langage, Jean-Luc Godard, 2014)

Puede que sea un síntoma de agotamiento, pero a veces, últimamente, me atormenta mi relación con las imágenes. O me da por pensar en ello más a menudo. Pienso también en cómo algunas mujeres de mi familia viven en un perpetuo arañarle minutos, horas, algunos días al trabajo, tanto al remunerado como al de cuidados, mientras yo he dispuesto de cantidades industriales de tiempo. Y nadie me ha pedido cuentas por ello, por el poder picotear exhaustivamente una extensa retrospectiva dedicada a John Ford y a Howard Hawks en la Filmoteca, por ejemplo, o volver a ver algunas películas cada vez que las ponen en algún lugar simplemente porque puedo. Cuando te dedicas a esto durante años terminas por darte cuenta de que, por más que te empeñes en aglomerar películas vistas, todo se olvida, todo desaparece paulatinamente. En la memoria queda un registro de momentos: tu primer encuentro con cierta película o cineasta, un plano que te estuvo dando vueltas por la cabeza unos cuantos días, las personas con las que compartiste aquella tarde o aquella libreta que dejaste olvidada en el bar. Pálpitos, sensaciones, cicatrices. Cuando escribes sobre películas e intentas alcanzar un cierto compromiso con el mundo que te rodea, una forma de estar y de vincularse, necesariamente cabe replantearse tu relación con las mismas, máxime en unos tiempos en los que nos asola una superpoblación de estímulos audiovisuales y, además, la tendencia y el algoritmo aspiran a guiar los hábitos de consumo de las personas. Sobre todo esto escribió hace unos meses Enric Alberó, en su blog en El Cultural, un certero artículo con el que este texto comparte algunas inquietudes.

Maribel Cabo: «Los niños nos dan una lección de responsabilidad cada día»

Pero como el tiempo no se detiene, con virus o sin él, debiéramos celebrar las pequeñas grandes cosas de la vida, aún con unos pocos, los más cercanos. Una graduación, un aniversario, un nacimiento, una buena noticia al salir del hospital, un nuevo trabajo, un cumpleaños. Porque la vida son subidas y bajadas; risas y llantos; ahora y siempre, pero en estos momentos cobra más sentido que nunca.

Y aunque veamos el horizonte negro (sí, hay días malos) no permitamos que el virus nos arrebate más de lo que ya ha hecho hasta ahora.

La responsabilidad es un deber de todos.El abuelo, con mascarilla.

La responsabilidad es un deber de todos.El abuelo, con mascarilla. / Maribel Cabo @ABUELAALAULTIMA

A muchos el virus nos ha quitado a nuestros seres queridos (lo peor siempre, por irreemplazables), nos ha impedido acompañar a nuestros familiares en los hospitales, celebrar acontecimientos importantes que han sido pospuestos, velar a nuestros difuntos, acudir a nuestros trabajos y a los centros educativos a nuestros niños y jóvenes. Nos ha dejado sin trabajo o medio de subsistencia, disfrutar de ferias y fiestas patronales, anulado nuestras vacaciones, practicar deporte o competir. Nos ha limitado las reuniones con nuestras familias y amigos, sobre todo si viven fuera de nuestra provincia o país… ¿ Le vamos a permitir que nos quite la esperanza e ilusión? No sin presentar batalla. No será fácil, lo sé. El futuro se presenta incierto, así que celebremos la vida por dura que sea, esto también pasará.

«Ilusión y esperanza son dos palancas poderosas para mover el alma humana». Palabras para el Asubio, de Julio Sanz Sáiz.

Reflexiones de la vida

Bilbao, 11 de septiembre 2014 (medicosypacientes.com)

«Algunas reflexiones sobre el anciano al final de su vida»

Dr. Jacinto Bátiz. Jefe del Área de Cuidados. Hospital San Juan de Dios (Santurce-Vizcaya)

Todos pretendemos vivir más años, pero, en ocasiones, nos preguntamos ¿para qué? Esta pregunta la hacemos ahora, en nuestros días, porque en épocas anteriores nuestros ancianos eran venerados, cuidados, respetados y admirados. Sus consejos tenían gran valor para nuestro futuro, queríamos hablar con ellos para que nos aconsejaran. Pero ahora, comprobamos con bastante frecuencia a través de los medios de comunicación que no sólo no son respetados, sino que, en muchas ocasiones, son maltratados.

Esta sociedad, que es la nuestra, que ejercita el culto a la juventud, arrincona a los ancianos, considerándolos clase pasiva, incluso por las instituciones, y se les regatea la cantidad de unas pensiones ganadas a pulso, y empezando a quebrar el contrato familiar que garantizaba el cuidado de una generación por sus descendientes. Las personas de edad pierden derechos cada día y ganan vulnerabilidad y abandono.

La doctora Elisabeth Kübler Ross escribía en uno de sus libros: «Las personas mayores, al final de sus vidas, necesitan un contacto físico, que les toquemos, alimentemos, que les mimemos, limpiemos, les visitemos. con dulzura». No pocas veces, el anciano se encuentra solo, incomunicado. Es marginado laboralmente ya que le jubilan. Familiarmente también es marginado, le abandonan, no cuentan con él; antes decíamos: abuelo, ¿dónde quiere ir de vacaciones con nosotros? Ahora, decimos sin contar con él: ¿dónde dejamos al abuelo cuando vayamos de vacaciones? Socialmente les llamamos «tercera edad». Biológicamente también es marginado ya que tiene más posibilidades de enfermar. Y si por si fuera poco, al final de su vida, decidimos por él. Muchas veces viven su «destitución familiar» al dejar de ser considerados miembros activos de la familia, a menudo ignorados y tratados como «trastos viejos» por el desarraigo provocado al abandonar el hogar rumbo a una residencia o a las casas de los hijos.

Frases de reflexión

Frases de reflexión de vida

1. «Cuando dejes de soñar, dejarás de vivir».

2. «La vida es muy simple, pero nos empeñamos en complicarla».

3. «Nunca estarás solo si tu mismo no te abandonas».

4. «La vida no trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo».

5. «Los únicos que nunca se equivocan son quienes nunca hacen nada».

6. «Si juzgas a las personas, no tendrás tiempo para amarlas».

7. «Fracasarás en el 100% de las cosas que no intentes en tu vida».

8. «No hay viento favorable para quien no sabe donde va».

9. «Es mejor ser odiado por lo que eres, que amado por lo que no eres».

Frases bonitas de reflexión

A continuación, encontrarás una pequeña lista de frases bonitas de reflexión, citas profundas e inspiradoras que te harán pensar. Las frases más bonitas que te hacen reflexionar suceden siempre en el momento preciso. Palabras que tienen un gran significado en las que te sueles ver reflejado, o las adaptas a un momento o situación precisa de tu vida.

10. «Si te rodeas de luz, lo verás todo más claro».

11. «Intenta vivir cada día de tu vida».

12. «Un buen viajante no tiene planes».

13. «Primero busca comprender, luego ser comprendido».

14. «Nunca dejes que tus emociones dominen a tu inteligencia».

15. «Lo que siembres hoy, recogerás mañana».

16. «Solo los fuertes son capaces de perdonar».

17. «Si buscas el arcoíris tendrás que aguantar la lluvia».

18. «La vida es demasiado corta para aburrirse».

Frases de reflexiónFrases de reflexión de amor

19. «El amor no se mira, se siente».

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.