Selected Poems/Poemas Selectos

Ahora dígame el lector si, aunque apadrinen Lope de Vega y Quintana esa florida esa barba, esa faz honrosa ornada de coral, y esos cuernos húmidos, dejan de ser unos logogrifos dignos de que se les aplique los versos de que hace mención el Padre Isla:

Selected Poems/Poemas Selectos

“Baca writes with unconcealed passion . . . and manifests both an intense lyricism and that transformative vision which perceives the mythical and archetypal significance of life events.”—Denise Levertov

Champion of the International Poetry Slam, winner of the Before Columbus American Book Award, the International Hispanic Heritage Award, the Pushcart Prize, and the prestigious International Award, Jimmy Santiago Baca has been writing as a mestizo (part Native American, part Mexican) and an outsider ever since he learned to read and write—in English—during a six-year Federal prison sentence when he was in his twenties. Drawing on his rich ethnic heritage and his life growing up in poverty in the Southwestern United States, Baca has a created a body of work which speaks to the disenfranchised by drawing on his experiences as a prisoner, a father, a poet, and by reflecting on the lush, and sometimes stark, landscape of the Rio Grande valley.

In response to increased demand for Latino poetry in Spanish, and to thousands of Baca fans who are bilingual, this unique collection contains Spanish translations of Baca’s poetry selected from the volumes Martín and Mediations on the South Valley (1987), Black Mesa Poems (1989), Immigrants in Our Own Land (1990), Healing Earthquakes (2001), C-Train and Thirteen Mexicans (2002), Winter Poems Along the Rio Grande (2004), and Spring Poems Along the Rio Grande (2007).

Poemas chidos

z, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos. Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”

Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.

5 poemas de Octavio Paz

5 poemas de Octavio Paz

Entre lo que veo y digo,
Entre lo que digo y callo,
Entre lo que callo y sueño,
Entre lo que sueño y olvido
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.

La calle

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie.

Las palabras

Dales la vuelta,
cógelas del rabo (chillen, putas),
azótalas,
dales azúcar en la boca a las rejegas,
ínflalas, globos, pínchalas,
sórbeles sangre y tuétanos,
sécalas,
cápalas,
písalas, gallo galante,
tuérceles el gaznate, cocinero,
desplúmalas,
destrípalas, toro,
buey, arrástralas,
hazlas, poeta,
haz que se traguen todas sus palabras.

Alfredo E. Quintero

Las cosas sin importancia
buscan su turno, se dan su importancia
así, no sirviendo,
dejándonos incompletos, ausentándose
en el justo momento.
Y a mí
todo lo que es ausencia, ausentarse,
me rompe los vidrios. Ejerce una poderosa denotación
casi como el que se tira al piso al escuchar el bombardeo,
una balacera.

Lo mismo hizo el sacacorchos.
No estuvo. Tal vez nunca compré uno.
Y el rayador, y el abrelatas
que nunca pensó hacerme tanta falta
me hizo salir al centro comercial
a buscarlo. Como una esposa cuando se enoja
y hay que ir por ella a casa de los suegros, o a buscarla
con la vecina.

No sé por qué me afectan tanto las cosas
que dejan de funcionar, que se ausentan.
A veces he pensado en comprar dos cosas de lo mismo.
Pero no sé si yo pueda
en lo futuro
con dos ausencias.

Esperamos les guste esta selección y díganos, ¿qué poemas les gustan a ustedes?

Ocho inolvidables poemas de Quevedo

14 de febrero de 2022. Estandarte.com

Qué: Ocho poemas de Quevedo Autor: Francisco de Quevedo

Poemas célebres y famosos de Francisco de Quevedo

Poeta, novelista, político, moralista, asceta, misógino, burlón, genio del concepto y la palabra… Ese es Francisco de Quevedo (Madrid, 1580-Villanueva de los Infantes, 1645) y así se retrata en sus escritos. Sus burlas a Góngora –ya famoso cuando él iniciaba su carrera– fueron una forma poco amable por no decir cruel de hacerse un nombre, ambición que no tardó en conseguir gracias a su prosa directa, llana y alejada de artificios (recordemos La vida del Buscón, llamado Pablos o Los sueños), y a una poética de enorme hondura.

Cantó al paso del tiempo, la sociedad en la que vive, la decadencia, la vejez o la nostalgia, pero sobre todo el amor, un amor vencedor de la muerte y cantado con tal sentimiento que lo sitúa –según el filólogo García de la Concha– en la cima de la poesía amorosa.

El soneto que encabeza nuestra selección es para el también filólogo y literato Dámaso Alonso (1898-1990) el mejor de Quevedo y de la literatura española.

Amor constante más allá de la muerte

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día;
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no de esa otra parte en la ribera
dejará la memoria, en donde ardía;
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas, que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrán sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

Lee a los mejores

Igual que no se puede hacer cine sin haber aprendido de los mejores cineastas, no se puede escribir poesía sin haber aprendido de los mejores poetas. Leer buena poesía no solo te ayudará a aprender metáforas y analogías que te inspirarán parda tu propia escritura, sino que también verás como los más grandes poetas de la historia han expresado sus sentimientos y han estructurado sus poemas.

Lee poesías de diferentes estilos y formas para ver con cuál te sientes más cercano/a. Estos son algunos de nuestros ejemplos favoritos:

  • La voz a ti debida, Pedro Salinas
  • Una carta de amor, Julio Cortázar
  • Amor eterno, Gustado Adolfo Bécquer
  • Quiéreme entera, Dulce María Loynaz
  • Amor de tarde, Mario Benedetti
  • Vienes a mí, Enrique González Martínez

Te descubrimos aquí otros grandes Poemas de amor cortos.

Cómo hacer un poema de amor - Lee a los mejores

Frases para Facebook de Amor

El amor mueve el mundo. Los mejores momentos son de amor, pero también los peores. Si quieres compartir estados en Facebook de tu amor, aquí tienes varios peara dedicárselos a tu ser querido:

  1. Nunca me cansaré de verte despertar cada mañana.
  2. No hay nada más precioso que alguien que te hace sonreír
  3. Sabes que si me echas de menos, solo tienes que mirar la luna. Me verás allí
  4. Te digo que te quiero mucho más, que un pez puede querer al agua
  5. No debe importarte los años de vida, más bien la vida de los años
  6. Si fuera cantautor te escribiría una canción, pero mientras te escribo en mi corazón
  7. Tus imperfecciones te hacen ser la persona perfecta
  8. Solo con mirarte, me haces invencible
  9. Creía que no existía la perfección hasta que te vi
  10. Dame el tiempo que no emplees, y te haré la persona más feliz del mundo
  11. Voy a ser un ladrón de segundos para estar más tiempo contigo
  12. Estudio tu corazón para aprender a robártelo
  13. Me apeteces tanto como una cama calentita en invierno
  14. Si todo el tiempo que pienso en ti, lo dedicará a estudiar, tendría matriculas de honor
  15. Si no te puedo mirar algún día, será para mí un día gris, porque eres mi único sol, el que me ilumina
  16. Mi corazón está organizando una reunión, pero la única invitado eres tú
  17. Si te tengo cerca y no te abrazo, es como comer un pastel sin nata
  18. ¿Tienes los ojos de fuego? Es que me deslumbra tu mirada
  19. Si me pregunta cuál de todos es mi libro preferido, sin duda, es el que estoy escribiendo contigo
  20. Me estás haciendo engordar de toda tu dulzura

Piropos para hombres tiernos

A muchas nos encantan los hombres tiernos, aunque a ellos lo suele ocultar. Si tu novio, esposo o chico es un hombre tierno, no dejes de sorprenderle con estos piropos para hombres tiernos que le derretirán el corazón.

No te pierdas tampoco este post en el que te contamos frases para decirles las razones por las que lo amas.

Piropos bonitos para tu novio, halagos lindos y románticos.

  • Mi café favorito es el de tus ojos. – Frases de café
  • Yo no te deseo buenas tardes, te deseo a todas horas.
  • Si vas a estar en mi cabeza todo el día, al menos ponte la ropa.
  • Si se juntan los mares con los ríos, ¿por qué no juntar tu cuerpo con el mío?
  • Yo soy la vida que ya tengo, tu eres la vida que me falta.
  • No soy tu primer amor, pero me encantaría ser el último.
  • Tengo los ojos llenos de ganas de verte.
  • No vales la pena, lo vales todo.
  • Si no soy el amor de tu vida, confúndeme con él.
  • ¿Sabes por qué los ángeles están enfadados conmigo? Porque en lugar de soñar con ellos, sueño contigo.
  • Ya sé por qué el mar es salado; todo lo dulce te lo quedaste tú, bombón.
  • No te acerques mucho que te beso, príncipe.
  • Me tienes que comprar un diccionario, porque desde que te vi me quedé sin palabras.
  • ¿Dónde dejo mis maletas? Quiero ser el nuevo huésped de tu corazón.
  • Contigo sí rompo la dieta, ¡menudo bizcocho!
  • Quisiera ser Photoshop para tocarte y re-tocarte.
  • Ya tengo la sonrisa lista para cuando te vea de nuevo. – Frases de amor a distancia
  • Cuando te multen por exceso de belleza, yo pagaré tu fianza.
  • Ahora nada más veo con un ojo, pues el otro ya te lo eché, guapo.
  • Le pedí a la vida que me pasarán cosas bonitas, y me pasaste tú.
  • Busqué perfección el Google y me salió tu carita hermosa.
  • Ya te guardé en mis contactos como Red Bull, porque solo me das alas.

Los pequeños poemas

Portada

I. Recuerdo de una antigua polémica.- II. El arte supremo sería escribir como piensa todo el mundo.- III La verdadera originalidad.- IV. Asuntos dignos del arte- V. El plan de toda obra artística.- VI. Lo universal en el arte.- VII. El paganismo en el arte.- VIII. Designio filosófico: el arte trascendental.- IX. Inutilidad de las reglas de la Retórica para formarse un estilo.- X. ¿Debe haber para la poesía un dialecto diferente del idioma nacional?- XI. El verdadero lenguaje poético.- XII. La naturalidad en el arte.- XIII. Resumen de esta poética.- XIV. La historia, las ciencias y la filosofía, consideradas como elementos de arte.- XV. Conclusión: un ruego a la crítica.

Recuerdo de una antigua polémica

Ruego a mis lectores que me perdonen por haber añadido, al ya no corto número de Pequeños Poemas, otros seis más, que son:

  • La música.
  • Los caminos de la dicha.
  • La lira rota.
  • Por donde viene la muerte.
  • El amor y el Río Piedra.
  • Los buenos y los sabios.

Tenía empezados otros varios, que acaso ya nunca concluiré, porque conozco que una colección de veinte pequeños poemas es demasiado numerosa para que la manera de escribir de un autor no se convierta en un estilo amanerado; y para que los lectores no sientan empacho al encontrarse con un pasto intelectual tan continuado y tan uniforme.

Pero he necesitado contar con la indulgencia de mis lectores al añadir estos poemas nuevos, porque de resultas de una polémica literaria titulada La originalidad y el plagio, las hice aserciones temerarias que, o tengo que rectificar, o necesito ratificar.

En cierta ocasión, El Globo, periódico en el cual, andando el tiempo, su ilustrado Director, el Sr. Olías, con gran generosidad hizo de mí elogios inmerecidos que nunca le agradeceré bastante, dio a luz unas cuarenta o cincuenta frases sueltas que yo, entre otras muchas que no podría ahora precisar, había injertado en algunas obras mías con un intento deliberado que luego explicaré. Los que me echaron en cara el hecho, lo hicieron sin fijarse en que las frases copiadas, están, la mayor parte, escritas y repetidas en muchos autores, y que la genealogía de alguna de ellas viene de Homero y de la Biblia.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.