|

Traducción de piropos en español

Las inscripciones «Ay, hermosa, con esa boquita…»; «Linda, ¿no querés que te acompañe?», y «Mami, si te agarro te hago otro hijo» podían leerse en las paredes y pegadas en los postes de luz.

El piropo como práctica cultural

/cms/uploads/image/file/343284/acoso-callejero-en-espana-que-opinas-.jpg

Para algunos el piropo sigue siendo un sello cultural que nos caracteriza como país e incluso, para algunas mujeres, es la legitimación de que son bonitas, ya que el sexo opuesto las aprueba. De ahí la idea equivocada de que los piropos son “simpáticos” o una expresión divertida característica del pueblo mexicano que por mucho tiempo se consideró como una práctica social normal.

Sin embargo, sociólogas como Patricia Gaytan Sánchez y Martha Elena Pérez Pérez encuentran que el piropo, a pesar de tener su lado divertido, nunca deja de ser acoso ni agresión para quien lo recibe.

De igual manera se entiende que en la mayoría de las veces, la aceptación que tiene el piropo en las mujeres se debe a la manera en que fuimos educadas, pues desde pequeñas nos enseñan o “acostumbran” a recibir comentarios acerca de nuestra belleza, la cual tiene que ser reconocida por los demás.

Piropos bonitos

¿Aún no encontraste el piropo idóneo? ¡Sigue leyendo! Tenemos más piropos bonitos para mujeres, piropos para hombres, chistosos, bonitos, para ligar, piropos para mi novia o piropos nacos.

  • Eres como la chancha de mi mamá, te veo venir y se me acelera el corazón. – Piropos chistosos
  • Si lo bonito fuera pecado, tú no tendrías el perdón de Dios.
  • Ni en clase de matemáticas me perdía tanto como en tu mirada.
  • Se te ha caído el papel que te envuelve, bombón. – Frases románticas
  • Me gustas más que dormir hasta tarde.
  • ¿Me haces un favor? Sal de mis sueños y entra en mi realidad.
  • Ni en el mejor libro de recetas se encuentra semejante bombón.
  • ¿Están lloviendo estrellas o solo tú caíste del cielo?
  • Mi amor, quién fuera cemento para sostener ese monumento.
  • Si tuviera que regalarte algo, te regalaría un espejo, porque después de este mundo, lo más bonito es tu reflejo.
  • No me gusta atarme, pero por ti, yo me encadeno.
  • Eres tan dulce que solo con mirarte engordo.
  • Si los besos transmiten gérmenes, yo contigo sí empiezo una epidemia.
  • ¿De que panadería te escapaste bizcochito?
  • Y Dios dijo: «Hágase lo más hermoso del universo» y nació la hermosura que está leyendo esto.
  • Quien fuera mago para echarte un polvo y desaparecer.
  • Quisiera ser hamburguesa y que me llenes de mayonesa. – Piropos para hombres
  • Tienes la sonrisa que quiero darle a mis hijos.
  • Ningún «Escribiendo…» me pone tan feliz como el tuyo.
  • ¿Tienes algo que hacer? Podemos hacer turismo por mi cuarto.
  • Perdí mi número de teléfono, ¿me das el tuyo?
  • Dios te guarde y me dé la llave.
  • Tú eres Coca Cola y yo un hielito, ¡no me toques que me derrito!
  • Eres como el chocolate, te me antojas a cada ratito.
  • Acabo de perder tres besos bajo tu camiseta, ¿me ayudas a buscarlos?
  • Tu amor me ha contagiado, como un virus imposible de curar.
  • Que bonito sería despertarme a mitad de noche y verte ahí, a mi lado. – Frases de buenas noches
  • Si solo con ver tu nombre me haces suspirar, imagínate cuando te veo.
  • Quisiera ser pensamiento y estar dentro de ti, y así saber el momento en que te acuerdas de mi.
  • Te quiero, pero no sé en qué posición, ¿me ayudas a elegir?
  • ¿Crees en el amor a primera vista o tengo que darme otra vuelta y volver a pasar?
  • ¿Quién te crees para gustarme tanto?
  • La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón. – Frases amor a distancia
  • Eres la canción que hace sonar mi guitarra.
  • No pretendo decir algo bonito, lo que te digo es muy sincero: el cariño que siento es infinito y mi amor por ti es verdadero.

Piropos: el machismo callejero envuelto en palabras bonitas

Imagen de la 'Marcha de las putas' en Lima, que protestaba contra la culpabilización de las mujeres. EFE

Imagen de la ‘Marcha de las putas’ en Lima, que protestaba contra la culpabilización de las mujeres. EFE

Caminas por la calle camino al trabajo. En la acera de enfrente tres tipos te miran y comienzan a silbarte. Más adelante, un hombre te hace un comentario sobre tus piernas. El sábado por la noche, de vuelta de tomar unas copas, alguien se te acerca para piropearte cuando vuelves sola a casa. Hace unos días, la presidenta del Observatorio de Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial, Ángeles Carmona, hacía un llamamiento para «erradicar» los piropos: «Es una auténtica invasión en la intimidad de la mujer. Nadie tiene que tener derecho a hacer un comentario sobre el aspecto físico de una mujer porque supone una invasión», aseguró.

El Observatorio de la Violencia de Género pide «erradicar» los piropos

Lo que para algunos es un mero asunto de palabras, va mucho más allá. El debate sobre los piropos apela a la cosificación de las mujeres, al uso del espacio público, a la normalización de algunos comportamientos y a su impacto en la vida cotidiana de las mujeres. «Algo que parece trivial, no lo es en absoluto. El cuerpo de la mujer es patrimonio del patriarcado y, como tal, parece que hay derecho a invadirlo: se puede mirar, comentar, piropear. Es una intromisión en la libertad del sujeto, un sujeto, las mujeres, que aparece permanentemente cosificado y convertido en objeto», explica Sonia Núñez Puente, profesora de Género y Comunicación en la Universidad Rey Juan Carlos.

Para la profesora de la Universidad de Vigo y experta en sociolingüistica y género, Virginia Acuña, el contexto es determinante. «Está intimamente ligado a una visión tradicional de las mujeres como sexo bello cuya cualidad principal es su atractivo. A mucha gente aún le recuerda a la típica galantería propia de otro tiempo, que era casi un rito de cortejo. Sin embargo, el piropo se usa como excusa para justificar ciertos comportamientos en la calle. Muchas veces hay un intento de incomodar e intimidar, pero se justifica diciendo que es un piropo. Parece, además, que la persona que los recibe tiene que sentirse agradada y agradecerlo. Si no lo hace, ¿cuál es la reacción? La persona que lo hace está en una posición de poder y autoridad», asegura.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.