Tu preguntaste: Cuál es el proverbio más corto de la Biblia

Tal pedido es porque precisamente en el espíritu es donde acumulamos a lo largo de nuestras vidas, todo aquello que Dios quiere que sea transformado de nuestra vieja naturaleza. Es esta transformación la que permite que el poder y la luz de Dios que es Cristo Jesús, penetre en nuestro espíritu para limpiarnos de toda contaminación de muerte y llenarnos de vida eterna.

Doce versículos bíblicos sobre los sueños y las metas

Desde el comienzo de la historia humana se manifestó la intencionalidad de Dios de que seamos participantes activos de su reino, fructificando, multiplicando, señoreando, poniendo nuestra impronta y creatividad en la transformación permanente de lo inicialmente creado.

Dentro de esa bendición inicial se le dio al hombre la libertad e inteligencia para gobernar, planificar y dirigir. Y es justamente en la plena comunión con la trinidad donde encontramos un sentido de valor como seres, mientras el uso de la imaginación, el
trabajo, los objetivos y planes se conjugan extraordinariamente con el hacer de Dios.

Somos llamados colaboradores de un Dios que claramente tiene un plan, un diseño, un propósito manifiestamente definido que le llevará gloria a su Nombre.

Encomienda a Jehová tus obras,
y tus pensamientos serán afirmados.
Proverbios 16.3

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre,
no se sienta primero y calcula los gastos,
a ver si tiene lo que necesita para acabarla?
Lucas 14.28

El corazón del hombre piensa su camino;
Mas Jehová endereza sus pasos.
Proverbios 16.9

Porque yo sé los pensamientos
que tengo acerca de vosotros,
dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal,
para daros el fin que esperáis.
Jeremías 29.11

Y Jehová va delante de ti;
él estará contigo, no te dejará,
ni te desamparará;
no temas ni te intimides.
Deuteronomio 31.8

Porque mis pensamientos
no son vuestros pensamientos,
ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.
Isaías 55.8

Proverbios – Guía de la lección

Comience recordándole a su hijo que el Rey Salomón podría haberle pedido algo a Dios, pero él le pidió a Dios el don de la sabiduría. Explíqueles cómo compartir esta sabiduría con nosotros en el Libro de Proverbios. Hable con su hijo sobre cómo intenta ayudarle compartiendo cosas que ha aprendido o errores que ha cometido.

Hable sobre cómo Salomón no guardó su sabiduría para sí mismo, sino que la compartió con otros. Piense en algunas de las cosas con las que Dios te ha bendecido como familia. Podrían ser cosas físicas como comida, una casa, una computadora o talentos como cantar o dibujar. Piense en formas en que puedes compartir las cosas que Dios te ha dado con otros.

En la lección de esta semana, nos centraremos en cinco de los proverbios del rey Salomón.

Si lo hago en casa, mi recomendación sería dividir los cinco proverbios anteriores durante la semana, y revisar, incluso trate de recordar uno cada día. No solo aprende las palabras, sino que hable con su hijo sobre lo que significa. También hay hojas de trabajo y actividades en esta lección que se alinean con los proverbios, por lo que podría combinarlos con el día.

Si lo hace en un ambiente de iglesia o grupo, use tantos o tan pocos como trabaje con su grupo.

Los Proverbios en los que nos centraremos son:

Proverbios 3: 5-6 – Confía en el Señor con todo tu corazón. No dependas de tu propia comprensión. En todos tus caminos, obedécelo. Entonces él hará que tus caminos sean suaves y rectos.

Proverbios 6:6 – ¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría!

Proverbios 16: 9 – El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.

Proverbios 18:10 – Torre inexpugnable es el nombre del Señor; a ella corren los justos y se ponen a salvo.

Proverbios 22: 1 – Vale más la buena fama que las muchas riquezas,
y más que oro y plata, la buena reputación.

Textos de proverbios

Estos son algunos versículos bíblicos sacados del libro de Proverbios que inspiran a los líderes que quieren cuidar cada área de sus vidas; y adquirir la sabiduría necesaria para salir adelante en todo.

No te alejes de la sabiduría, pues ella te protegerá; ama la sabiduría y ella cuidará de ti. El primer paso para ser sabio es tomar la decisión de adquirir sabiduría. Así que usa todo lo que tengas para obtener sabiduría y la conseguirás.

Proverbios 4:6-7 (PDT)

Los planes fracasan por falta de consejos, pero triunfan cuando hay muchos consejeros.

Proverbios 15:22 (RVC)

Quien piensa bien las cosas se fija en lo que dice; quien se fija en lo que dice convence mejor. Las palabras amables son como la miel: endulzan la vida y sanan el cuerpo.

Proverbios 16:23-24 (TLA)

Elige una buena reputación sobre las muchas riquezas; ser tenido en gran estima es mejor que la plata o el oro.

Proverbios 22:1 (NTV)

Es mejor ser pobre y honrado que rico y perverso.

Proverbios 28:6 (PDT)

Cuando un gobernante hace caso de mentiras, todos sus servidores se vuelven corruptos.

Proverbios 29:12 (RVC)

Después del orgullo viene la caída; tras la arrogancia, el fracaso.

Proverbios 16:18 (PDT)

Si corriges al burlón sólo conseguirás que te insulte; si corriges al malvado sólo conseguirás que te lastime.

Proverbios 9:7 (NBV)

El que ama la disciplina, ama el conocimiento; el ignorante detesta que lo corrijan.

Proverbios 12:1 (PDT)

Perezoso, sigue el ejemplo de la hormiga; mira lo que hace y aprende de ella. La hormiga no tiene quién la mande,
ni jefe ni líder. Sin embargo, durante el verano reúne todo su alimento; guarda su comida en la cosecha. Perezoso, ¿cuánto tiempo permanecerás allí acostado? ¿Cuándo te levantarás?

2. El perezoso pone muchas excusas para no hacer lo que debe

Proverbios 22:13
Para no trabajar, el perezoso pretexta que en la calle hay un león que lo quiere matar.

Proverbios 20:4
El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará.

Mateo 25:14,15,19–28
El reino de los cielos es como un hombre que al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes. 15 Y a uno le dio cinco talentos [108 kilos de plata], a otro dos y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad. 19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 20 Y llegando el que había recibido los cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: «Señor, usted me entregó cinco talentos; mire, he ganado otros cinco talentos». 21 Su señor le dijo: «Bien, siervo bueno y fiel […]». 22 Llegando también el de los dos talentos, dijo: «Señor, usted me entregó dos talentos; mire, he ganado otros dos talentos». 23 Su señor le dijo: «Bien, siervo bueno y fiel […]». 24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: «Señor, yo sabía que usted es un hombre duro, que siega donde no sembró y recoge donde no ha esparcido [semilla], 25 y tuve miedo, y fui y escondí su talento en la tierra; mire, aquí tiene lo que es suyo». 26 Pero su señor le dijo: «Siervo malo y perezoso, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Debías entonces haber puesto mi dinero en el banco, y al llegar yo hubiera recibido mi dinero con intereses. 28 Por tanto, quítenle el talento y dénselo al que tiene los diez talentos».

Santiago 2:17,18,20
[Sobre los que alegan que no necesitan demostrar su fe con hechos:] La fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta. 18 Pero alguien dirá: «Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras». 20 ¿Estás dispuesto a admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril?

El que habita al abrigo del Altísimo
morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo a Jehová: «Esperanza mía y castillo mío;
mi Dios, en quien confiaré.»
Él te librará del lazo del cazador,
de la peste destructora.
Con sus plumas te cubrirá
y debajo de sus alas estarás seguro;
escudo y protección es su verdad.
No temerás al terror nocturno
ni a la saeta que vuele de día,
ni a la pestilencia que ande en la oscuridad,
ni a mortandad que en medio del día destruya.

Caerán a tu lado mil
y diez mil a tu diestra;
mas a ti no llegarán.
Ciertamente con tus ojos mirarás
y verás la recompensa de los impíos.

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
al Altísimo por tu habitación,
no te sobrevendrá mal
ni plaga tocará tu morada,
pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarán
para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el león y la víbora pisarás;
herirás al cachorro del león y al dragón.

«Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará y yo le responderé;
con él estaré yo en la angustia;
lo libraré y lo glorificaré.
Lo saciaré de larga vida
y le mostraré mi salvación.»

Versículos De La Biblia por el Día del Padre

5) Porque yo fui hijo de mi padre, delicado y único delante de mi madre. (Proverbios 4:3)

6) Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no dejes la ley de tu madre; (Proverbios 6:20)

La palabra de Dios tiene algo que decirnos sobre todas las ocasiones. Que la reprensión fiel nunca nos incomode.

Cuando consideramos cuánto abunda el pecado, cuán odioso es el adulterio en su propia naturaleza, qué mala consecuencia trae, y cuán ciertamente destruye la vida espiritual en el alma, no nos queda más que las advertencias sean repetidas siempre.

Notemos los temas de este capítulo. Recordemos a quien voluntariamente se hizo nuestro fiador cuando nosotros éramos pecadores y enemigos, ¿y los cristianos, con las perspectivas, motivos y ejemplos que tienen, serán perezosos y negligentes? ¿Descuidaremos lo que agrada a Dios y lo que Él recompensa bondadosamente?

Vigilemos muy de cerca cada sentido por el cual puede entrar el veneno a nuestras mentes o sentimientos.

7) (Las parábolas de Salomón.) El hijo sabio alegra al padre; y el hijo loco es tristeza a su madre. (Proverbios 10:1)

El consuelo de los padres depende mucho de sus hijos; y esto sugiere a ambos los motivos de sus deberes.

8) El hijo sabio toma el castigo del padre; más el burlador no escucha la reprensión. (Proverbios 13:1)

Hay mucha esperanza en quienes reverencian a sus padres. Poca esperanza hay de cualquiera que no escuche a quienes le tratan fielmente.

Según lo anterior es necesario mantener limpia nuestra propia conciencia para que esta, solo pueda ser llenada con los pensamientos de Dios. De esta manera ponemos nuestros corazones al servicio del Espíritu Santo.

Con ello Dios nos bendice revelándonos los misterios guardados en su palabra. Y si nuestros pensamientos son los pensamientos de Dios, por nuestra boca solo podrán salir los ríos de agua viva contenidos en ellos.

De nuestra boca surgirá entonces vida, al recibir nuestro espíritu la instrucción y dirección de Dios. Instrucciones que llegaran a nuestra conciencia limpia, a un corazón limpio y poder conocer así, cuan buena, agradable y perfecta es la voluntad de Dios.

Conociendo el apóstol Pablo todo esto ya oraba por nosotros. De igual forma lo debemos hacer nosotros por todos aquellos que aún no tienen este conocimiento, ¡Bendita sea la voluntad del Señor!:

Colosenses 1:9: Desde el momento en que supimos todo eso, no hemos dejado de orar por ustedes. Y siempre le pedimos a Dios que puedan conocer su voluntad, y que tengan toda la sabiduría y la inteligencia que da el Espíritu Santo.

Al orar te podemos sugerir que leas sobre la oración de fe cristiana, un regalo de vida eterna. Porque sabemos que pueden existir muchas personas pasando por momentos difíciles y ellas necesitan creer en algo que las llene de esperanza.

Descubre con nosotros en este artículo, por qué la oración de fe en la biblia es una plegaria muy importante para los cristianos, así como el significado que tiene para sus vidas. El Señor en Proverbios 4:23, nos da la instrucción de guardar nuestro corazón antes de guardar cualquier otra cosa, porque de él puede salir cosa buena o cosa mala. Y según sea lo que tengamos en él, eso será lo que vamos a dar.

¿Cómo podemos guardar nuestro corazón?

La mejor forma de guardar nuestro corazón es manteniéndonos alertas y velantes en todo momento. Si no mantenemos despiertos nuestros sentidos espirituales, el espíritu se debilita y la carne cobra fuerza, el apóstol Pablo nos dice:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.